Martes, 17 Marzo 2015 14:18

ACCIDENTES DE TRÁNSITO - LA PERCEPCIÓN

Escrito por 
Valora este artículo
(1 Voto)

El accidente de tránsito en el que participan vehículos, conductores, peatones, motociclistas, ciclistas, animales y demás, no puede considerarse como un hecho repentino; se trata de una sucesión encadenada de hechos que se producen en dos dimensiones físicas: en un terreno, sitio o lugar y en un intervalo de tiempo. En dicho escenario tendremos la movilidad. 

Una vez sucede un infortunio, requerimos una explicación.  Para llegar a hacernos una idea de lo sucedido es necesario establecer, en primer lugar, la secuencia temporal recorrida por un vehículo, peatón o cualquier cuerpo en movimiento.Lo primero que debe analizarse al pretender la reconstrucción de un accidente de tránsito, es entender la percepción, es decir, la acción y efecto de comprender o conocer algo. La fase de percepción del movimiento es la fase del incidente o accidente de tránsito en el que el conductor o el peatón llegan a percibir el peligro. 

La percepción del peligro se realiza a través de los sentidos ya que, mediante ellos, nuestro cerebro se entera de los hechos externos. La vista es el órgano de los sentidos que, por excelencia, permite al cerebro procesar mucha de la información que se obtiene al movilizarse por una vía.En condiciones normales, una persona, al verificar una situación potencialmente peligrosa, está en la capacidad de calcular el tiempo y el espacio en los que puede conjurar las condiciones de riesgo.La valoración subjetiva del riesgo tendrá en consideración que cuanto más próximo está un evento más probable se le considera real. La vista del riesgo sería el momento y lugar donde la situación inesperada o peligrosa podría ser percibida por una persona normal. 

A manera de ejemplo, calculamos mentalmente la distancia existente entre nuestro vehículo en movimiento y el próximo semáforo para calcular el tiempo que podemos tardar y la distancia que debemos recorrer al disminuir la velocidad con una maniobra que nos garantice llegar con seguridad y sin necesidad de aplicar el sistema de frenado.Así entonces, la percepción puede definirse como el peligro o la situación anormal que ve, por primera vez, el conductor o el peatón en un momento y lugar determinados, lo que hace que el observador, con base en sus conocimientos y experiencia, interprete y lo lleve a actuar con seguridad de manera inmediata.

Por otra parte, mientras nos movemos o nos encontramos estáticos, de igual manera creemos ver, en algunas ocasiones,  que hay personas, vehículos o animales en movimiento cuando, en realidad, se encuentran estáticos y viceversa.  Estas, son las ilusiones ópticas con las que tenemos que lidiar a cada segundo mientras conducimos o nos movilizamos de alguna forma. Por ello, siempre tendremos en consideración que existe un movimiento real y otro subjetivo, es decir, el que verdaderamente acontece en el mundo y el que, conforme a cada individuo, es percibido por los sentidos.  En este punto, se han de analizar las circunstancias personales tales como problemas del individuo, cansancio, estado de ánimo, estado de salud, estados de excitación extrema, acción de medicamentos, distracciones y demás situaciones que hacen ver no que no existe y hacen que no exista lo que se ve.

Visto 59370 veces Modificado por última vez en Martes, 17 Marzo 2015 15:17
Inicia sesión para enviar comentarios