Jueves, 19 Febrero 2015 13:30

EL FANTASMA DE LOS “FALSOS POSITIVOS”

Tras cinco décadas de ininterrumpida violencia, enmarcada por las gravísimas secuelas del negocio del narcotráfico y por su efecto dentro de muchas de las instituciones estatales permeadas por este flagelo social, todo ello aunado a las acciones de los grupos armados que operan en el país, Colombia ha tenido que realizar ingentes esfuerzos, no solo para combatir tales fenómenos sino para paliar sus difíciles consecuencias sociales.  Es evidente que los actos de violencia afectan de manera directa a especiales grupos poblacionales vulnerables o sometidos históricamente a la discriminación, por ejemplo, las mujeres, los ancianos, los grupos étnicos, las personas LGTBI y los niños, entre otros.

Publicado en Estado Colombiano